PREPARATIVOS

Planificación

marbell horiz


Antes de librarnos totalmente al disfrute, el descanso y la diversión, tenemos que encargarnos de resolver todo aquello que es necesario para realizar nuestro viaje. Cómo vamos, dónde nos quedamos y cómo cuidarnos son algunas de las cosas que debemos coordinar para garantizarnos una buena estadía. Te acercamos algunas cosas para tener en cuenta cuando planifiques tus vacaciones.

 
Transporte
Teniendo en cuenta a dónde elegimos viajar tendremos más o menos opciones de cómo transportarnos.
Si viajamos en auto, (o llevamos nuestro auto en un barco o en el tren Patagónico, por ejemplo) es de vital importancia verificar que el auto en condiciones. Debemos llevarlo al taller mecánico para chequear el estado de la correa de distribución y frenos entre otras cosas.
No olvidarse de que parte de este control incluye asegurarse de que las luces estén todas en funcionamiento y alineadas y que dispongamos de las herramientas de primeros auxilios.
Cuando viajamos en avión lo importante es estar al tanto  de qué trámites tenemos que realizar, ya sea el check-in o para poder salir del país e ingresar a otro, además de constatar que nuestros documentos no estén vencidos.
Al comprar los pasajes, los lugares que elijamos pueden resultar un factor estratégico para que el trayecto sea placentero. Por ejemplo, cuando viajamos con bebés o niños pequeños, tener un asiento en el pasillo resultará cómodo ya que puede que tengamos que cambiarlo o movernos para arrullarlos.
En el caso de los cruceros nuestro transporte se convierte en nuestro hotel, por lo que tenemos que tener en cuenta cuál puede ser la distribución más apropiada para los que componen nuestro grupo de viaje. Por ejemplo si viajamos con abuelos, o con hijos grandes que necesitan mayor intimidad.
 
Equipaje
En el campo del equipaje tenemos que tener especiales consideraciones si viajamos con bebés  o en avión, ya que en ambos casos el tipo de equipaje que llevamos se modifica drásticamente.
En el caso de los viajes en avión, es importante medir el peso de lo que nos estamos llevando, ya que las aerolíneas tienen pesos restringidos para nuestro equipaje y si los superamos se nos cobra un sobrecargo.
Además, si llevamos equipaje de mano (el que subimos al avión con nosotros) resulta conveniente distribuir lo que llevamos estratégicamente, si llevamos computadoras o algún tipo de dispositivo para entretenernos durante el vuelo tendremos que ubicarlo ahí, lo mismo aplica para los documentos que necesitemos presentar en aeropuertos, embarques, etc.
Un último dato a tener en cuenta, es el de los artículos restringidos. Tenemos que consultar con nuestra aerolínea qué objetos son los que no podemos llevar en nuestro equipaje de mano, ya que por normas de seguridad cosas como dentífricos, cortaplumas, botellas y otra gran variedad no están permitidos.
Cuando viajamos con bebés la complicación que se presenta es que tenemos que llevar una cantidad de cosas mayor, para cubrir todas sus necesidades. Por un lado tenemos juguetes, sonajeros o cualquier objeto de adaptación que llevamos para que el bebé reconozca. Pero por otro lado tenemos todos los elementos de limpieza e higiene, como por ejemplo los pañales, que ocupan mucho lugar. La mejor recomendación en estos casos es asegurarnos de que podremos conseguir todo lo que necesitaremos en el destino al que vamos a viajar y llevar sólo lo necesario para el trayecto del viaje.
Además siempre que existe la posibilidad se suman cochecitos o sillitas para auto que tienen el tamaño de un bolso más. En estos casos lo más eficiente son los carritos desmontables que cumplen varias funciones con un solo bulto.
 


Finanzas, hoteles, seguros:
Afrontar un viaje, económicamente siempre es un desafío. Además de que es un gasto extra a los de cualquier momento del año, compramos más cosas y hacemos más salidas que de costumbre.
Una buena planificación, con el tiempo adecuado, también resulta en no gastar demás. Para lograrlo debemos considerar todas las opciones y averiguar exhaustivamente para encontrar los precios que más se adecuen a nuestro presupuesto.

Otra herramienta que podemos poner en práctica es la de convertir las vacaciones en un proyecto familiar. Más allá de la planificación propiamente dicha (averiguaciones y demás), que cada uno contribuya con su granito de arena. Esto no quiere decir necesariamente es aportar dinero, sino gastar menos, y ahorrando entre todos podemos abarcar más.

El lugar en el que nos hospedaremos también es algo que debemos estudiar con cuidado. Tenemos que encontrar una opción que además de adecuarse a nuestro presupuesto, se acomode a las necesidades de nuestra familia y los planes que tengamos.
 
Sobre seguros tenemos que tener en cuenta cuando es realmente necesario tener uno y en qué casos podemos cubrir su función sin contratar uno.
En el rubro de la salud, en especial para viajes muy lejanos y de acuerdo con la cobertura de nuestra obra social, disponemos de servicios de asistencia al viajero. Estos servicios son un seguro que combina distintas ramas de la medicina alrededor de todo el mundo para que tengamos acceso a ellas en caso de necesitarlas.
Los seguros de viajero además, cubren la pérdida de nuestro equipaje y ante posibles accidentes.
En el caso de viajar con auto, tenemos que consultar con nuestra aseguradora el territorio de cobertura que tenemos. Además existe la opción de asociarse al Automóvil Club que ofrece servicios de asistencia en caso de que el auto se descomponga o necesite alguna reparación en el destino de nuestro viaje.
 
Recordá que la planificación adecuada de un viaje, es la garantía de unas vacaciones sin problemas. Siempre es mejor cuando todos en la familia nos involucramos en ésta tarea tan difícil, por eso repartirnos pequeños trabajos entre todos es la forma más eficiente de realizarlo.
¡Que tengan un inolvidable y feliz viaje!
 
 

 

Cargando buscador...