EN CAMINO

En Avión

marbell horiz

 


Volar con los chicos puede ser una experiencia maravillosa e inolvidable, es importante tomar algunas consideraciones: 
 
Los preparativos
A la hora de planear un viaje en avión para la familia tenemos que tomar en cuenta que los trámites que hay que realizar antes de abordar el vehículo tienden a resultarnos molestos y si viajamos con chicos o bebés el tedio para ellos será mayor. Todo esto nos puede resultar más ameno si sabemos con anterioridad todo lo que vamos a tener que hacer en el aeropuerto y teniendo tiempo para hacerlo.
Lo primero será comprar los pasajes. Cuando viajamos con bebés existe la posibilidad de llevarlo con nosotros en nuestro asiento, pero de acuerdo con la disponibilidad de la aerolínea y de nuestro bolsillo puede resultar más cómodo comprar un asiento para ellos.
 
 
Cuando llegue el momento de elegir los asientos tendremos que tener en cuenta tres cosas:
Elegir por lo menos un asiento del lado del pasillo, ya que es posible que más de una vez tengamos que desplazarnos por él (tanto para ir a cambiarlo, o para hacerlo dormir, etc.)
Si no conseguimos asientos que estén todos juntos, planificar con quién viajan los chicos repartidos entre los distintos adultos.
Si viajamos en clase económica, consultar las condiciones de la aerolínea para solicitar los asientos de cabecera que son más espaciosos y ofrecen mayor comodidad.
También habrá que tener en cuenta los pesos máximos para el equipaje que permite tu aerolínea y en caso de necesitarla, haber concluido los trámites de la visa para todos los miembros del grupo.

 
En los aeropuertos
Caminar de un lado al otro, hacer el check-in, despachar las valijas, pasar por los detectores y las inspecciones, escalas, subir y bajar el avión y tantas otras cosas pueden resultar confusas y agobiantes para los más chicos. Por eso es importante que les expliquemos detalladamente y con antelación qué es lo que involucra el viaje. De esa forma podemos evitar que se fastidien demasiado e incluso que les resulte divertido.
Otro detalle práctico a tener en cuenta es el de los bolsos de mano. Conviene tener todo ordenado, que los documentos, pasajes y papeles importantes estén en un lugar de acceso rápido. También es práctico usar mochilas en vez de bolsos lo que nos permite tener los brazos libres, algo muy importante a la hora de viajar con chicos o bebés.
 
 
Recomendaciones para los aeropuertos:
Llegar con tiempo para hacer los trámites y subir al avión.
Reducir el número de objetos metálicos al mínimo. Pasar por los detectores suele ser tedioso para todos y mientras más rápido se termina mejor.
Llevar sólo la cantidad permitida por la compañía de vuelos, de líquidos (ya sea leche, jugos, shampoo, etc.).
No llevar equipaje demás, tanto en las valijas como en los bolsos de mano (llevar pañales suficientes pero justos). Los traslados de un lado a otro y las esperas siempre se alargan cuando cargamos cosas pesadas.
No olvidarse de tener los documentos a mano.
Ningún oficial de seguridad de los aeropuertos puede pedirte que te separes de tus hijos, puede que necesites asistirlo al momento de hacer las inspecciones de seguridad (tanto de los chicos como cochecitos o sillitas).
 
 
En el Avión
Una vez que estamos en el avión nos enfrentamos con la tarea de hacer el trayecto placentero para los niños, y por lo tanto a nosotros y a los demás pasajeros de nuestro vuelo.
Si bien las aerolíneas ofrecen una serie de entretenimientos abordo, lo más probable es que no sea suficiente para entretener a los más chicos. Por eso es útil tener a la mano algunas herramientas. Las computadoras, reproductores de música y DVD y videojuegos portátiles son fuente de entretenimiento para toda la familia. Además en el caso de los más chicos conviene que lleven algún juguete de casa que ocupe poco espacio, materiales para pintar o dibujar y esa índole de actividades para expandir el margen de entretenimiento que puedan tener.
Puede ser interesante invitar a los chicos a llevar sus cosas en su propio bolso de mano (las mochilas pequeñas sirven perfectamente a este propósito), siempre que no haya nada de mucho valor, lo que nos quita literalmente un peso de encima a la hora de efectuar todos los trámites en los aeropuertos.
La comida en los viajes largos tiene horarios pautados, pero el hambre no. Llevar algo para picar permitido por la empresa de vuelos nos permitirá postergar por un tiempo el hambre de los chicos, que suelen tener más complicaciones en esta clase de situaciones.
Dado que los bebés requieren atención especial te ofrecemos una lista de ideas que pueden resultarte útiles en estos viajes:
 
Llevar la sillita del auto para el viaje, si tenemos un asiento para nuestro bebé nos ofrecerá más comodidad que las que proporcionan las aerolíneas. En caso de no haber comprado un pasaje para el bebé, siempre existe la posibilidad de que nos otorguen uno cuando quedan asientos libres. En caso de no usarla siempre podemos despacharla con el equipaje y problema resuelto.
Si el bebé llora y no conseguimos calmarlo, caminar por el pasillo del avión con el bebé en brazos puede ayudar a dormirlo.
Llevar un bolso cómodo que tenga todo lo que se necesita (mamadera, pañales, cambiador, juguetes, peluches, etc.)
Algunas aerolíneas ofrecen cunitas o pequeños moisés para los bebés, no olvides consultar disponibilidad.
 
Una buena preparación para hacer un viaje en avión con la familia convierte toda la experiencia en disfrute y conocer cosas nuevas. No te olvides de consultar con las aerolíneas sus detalles específicos cuando compres los pasajes. ¡Que vueles bien!
Cargando buscador...