1001 OPCIONES

Museos

 


Cómo hacer que la visita a un museo sea inolvidable.
 
Con estas ideas, nadie en tu familia será indiferente a esta maravillosa actividad.
Adelantarse a los hechos es necesario para que la visita familiar al museo sea un éxito.Lo ideal es preparar la visita con algo de anticipación.
Además de averiguar cómo llegar al museo, sus precios y horarios, averigua qué exposiciones habrán al momento de tu visita.
Puede ser una interesante actividad previa , leer  cuentos o libros sobre temas relacionados a las exposiciones existentes.
 
 
Esto ayudará a crear emoción: saber que en unos días van a ver un dinosaurio en tamaño real o una obra creada hace cientos de años ayudará a que, al igual que tú, los niños esperen con ansias la llegada del día de la visita al museo.
Saber en qué están interesados los niños: la mayoría de los museos cuenta con múltiples exposiciones, y considerando que las visitas a museos con niños son relativamente cortas, saber qué exposiciones ver y cuáles evitar puede ayudarte a hacer un recorrido más entretenido para toda la familia.
Saber en qué están interesados los niños: la mayoría de los museos cuenta con múltiples exposiciones, y considerando que las visitas a museos con niños son relativamente cortas, saber qué exposiciones ver y cuáles evitar puede ayudarte a hacer un recorrido más entretenido para toda la familia.
Buscar respuesta a preguntas: ¿por qué?, ¿cuándo? ¿cómo? Son de las palabras más típicas en el vocabulario de los niños. Muchos museos cuentan con folletos de información que serán muy útiles al momento de responder las preguntas de tus hijos, pero si ves que ellos están realmente interesados en un tema específico, date unos minutos en Internet, Esto puede ayudarte a resolver futuras preguntas.
 

 
Considerar el tiempo y el lugar
La fecha y hora del día son muy importantes. Si tu hijo no disfruta estar en lugares con mucha gente, evitar fechas de gran concurrencia, y si tu hijo tiene mejor ánimo en la mañana antes que la tarde, intentar visitar el museo a esa hora. Simples detalles como éste, pueden hacer que los niños sean más receptivos, tengan un mejor comportamiento y disfruten más el paseo familiar.
Es conveniente además elegir un museo acorde con las edades, experiencias e intereses de tus hijos. Los niños pequeños suelen disfrutar más los museos creados especialmente para ellos , donde pueden correr, tocar y explorar libremente.
 
 
Que los niños sean los guías
Permitirles quedarse mucho tiempo en exposiciones que les interesen y poco tiempo en las que no les gusten. Si preparaste la visita, vas a tener una idea general de qué exposiciones ver, sin embargo hay algunas en la que los niños van a querer pasar mucho tiempo, y otras por las que van a volar.
Si ellos quieren parar por una comida o refresco buscar una cafetería o un patio para comer, relajarse y recargar energías.Seguro que cuando terminen, van a tener mucho por explorar y conocer.
 
Interactúa con ellos y hacerles preguntas
¿Por qué te gusta esta exposición?, ¿cuál es tu pintura favorita?, ¿si pudieras ser por un día alguno de los animales que viste, cual te gustaría ser y por qué?
Los niños crecen muy rápido y sus gustos cambian constantemente. Saber porque hoy prefieren ser una tortuga en vez de un dinosaurio puede ayudarte a conocerlos un poquito más en esta etapa de su vida. De seguro, si visitas el mismo museo unos años más tarde, las respuestas a esas preguntas van a ser distintas.
 
Visitar la tienda de regalos y recuerdos para llevarse algo es un clásico para el final del recorrido.
La visita al museo puede durar un par de horas, pero los recuerdos quedarán por siempre.
Cargando buscador...