Medialunas de vacaciones

 

Micros y coches son parte de la historia de ese playón que desde 1942 recibe generaciones de turistas que van hacia la costa. Fue y sigue siendo un referente para el encuentro de familias y amigos que no quieren perderse el desayuno que le dio identidad -café de filtro con 3 medialunas- o el moderno Express, acorde a las nuevas tendencias. Hay servicio para los materos, quienes pueden recargar los termos y comprar medialunas para llegar a destino sin nostalgias por su sabor.
 
 
Hoy tienen maquinarias nuevas para los amasados, pero el estibado -el doblado del vigilante- sigue haciéndose a mano, en resguardo de la pastelería artesanal. Más de seis mil docenas pueden salir en un día de gran demanda mientras esta segunda y tercera generación, feliz de continuar con la empresa familiar, apronta sorpresas. Entre ellas, un libro que resguardará las, vicisitudes y alegrías de un país cuya gente siempre supo que se avanza con trabajo y esfuerzo.
 
Gustavo Giorgio, el actual presidente de Atalaya, señala que mantienen el perfil, la calidad y la atención, aunque ajustados a los tiempos actuales.
 
 
Las fotos históricas remiten a recuerdos imborrables: los mozos con sus chaquetas blancas cerradas hasta el cuello, las grandes cafeteras de aluminio en permanente reposición, la vajilla de gruesa loza blanca esperando a los clientes, los tazones de gran capacidad que hoy están en los bazares de onda y esas bandejas que salían y salían con unidades bien calentitas. También resuena el eco de la voz de los choferes de los micros anunciando la próxima salida y las familias gritando: "chicos, apúrense que nos dejan".
 
Atalaya agregó comidas: siempre hay empanadas y extendieron puntos de venta en la Laguna de Chascomús, en la Peatonal San Martín y en el Boulevard marítimo, a la altura del faro de Mar del Plata. En el Almacén de Ruta ofrecen lo propio y todo aquello que sume para que nada falte.
 
Porque cambiaron los hábitos, los tiempos de las vacaciones, pero las medialunas no pasan de moda..
 
Por Miriam Becker  

Dejanos tu comentario

Algunos artículos relacionados

Cargando buscador...