En las aguas termales, La Paz

 
Rodeado de naturaleza, a lo largo de un predio de doce hectáreas, sobre las tranquilas barrancas del Río Paraná, reposa el Complejo Termal de La Paz. El agua que llena las once piletas del complejo posee propiedades medicinales y terapéuticas conocidas por todos los locales. Las temperaturas rondan entre los 35° y 42°, y hay para todos los gustos: abiertas, techadas, de distintas profundidades, con o sin hidrojet, más o menos cálidas.
 
 
El amplio espacio verde que contiene el lugar invita a quedarse allí toda una vida. Antes o después de bañarnos en las aguas, tomamos unos mates en el predio, comemos algo en la confitería, o simplemente disfrutamos de la vista desde la terraza de la casa principal.
 
Uno de los mayores placeres que tienen para ofrecer las termas de La Paz es pasar allí un rato ya entrada la noche. Bajo las aguas tibias y reconfortantes se descubre un momento mágico: mirando el cielo negro, libre de las luces de la ciudad pero repleto de las otras luces, las de una luna menguante y una noche completamente estrellada. 
 
 
En fin, despejarse de los problemas y el cansancio no es ninguna dificultad en las aguas termales de La Paz. Solos, en pareja, en familia, en cualquier momento del año es una buena idea regalarse un día de retiro en el lugar. Verdaderamente, le hacen honor al nombre de la ciudad.

Dejanos tu comentario

Algunos artículos relacionados

Cargando buscador...

Compartir via